Notícies d'Alaquàs

29 de gener 2009

CONSOL BARBERÀ I GUILLEM

Molts (més dels desitjables) són els casos d'ex-treballadors/es que han parlat de pràctiques abusives en les condicions laborals al nostre ajuntament. Trobem casos a quasi totes les àrees de l'administració local. Però pocs han estat els casos publicats i denunciats davant les autoritats judicials. Ací teniu el primer cas. El primer cas que al nostre ajuntament, una treballadora, sabedora de l'abús que estava patint, va portar als tribunals el nostre ajuntament i al nostre alcalde per pràctica il·legal. El sr. Alarte ha hagut d'acatar la sentència. No hi ha més. No sempre es pot tindre la raó. Encara que alguns es senten intocables. I la seua cort d'honor també. De cara al càrrec que ostenta en aquests moments, que prenga nota i que s'asegure de defendre en fets el que diu públicament.

A vore si aquest exemple anima el personal a donar a conèixer aquestes pràctiques al nostre ajuntament i a la resta d'empreses on es realitzen.

Curiosament Consol Barberà ha format part del col·lectiu del Bloc d'Alaquàs durant les dos últimes legislatures. Ha format part de la llista. I no sabem si aquesta qüestió és la que més ha molestat l'equip de govern d'Alaquàs. Curiositats del moment, a les darreres eleccions alguns habitants del nostre poble sospitaven que si el Bloc haguera tret algun regidor, aquest hauria pactat amb el PSOE. Segurament, si Consol Barberà li hagueren preguntat la seua resposta haguera estat més que contudent.

29 gener 2009
Els Supremo avala que una mujer pueda reducir su jornada sin cobrar menos en el Ayuntamiento de Alaquàs
La sentencia rechaza el recurso del ayuntamiento, que reconocía ese derecho en su convenio laboral

Laura Sena, Alaquàs

La Sala de lo Social del Tribunal Supremo ha declarado la inadmisión del recurso de casación que presentó el Ayuntamiento de Alaquàs en el caso de una ex trabajadora municipal que denunció al consistorio por no aplicarle el convenio laboral en materia de conciliación. La afectada solicitó una reducción de una hora en su jornada por tener hijos menores a su cargo y el consistorio se la concedió pero le aplicó un descuento en su sueldo, cuando el convenio municipal dice lo contrario. El Supremo ha desestimado el recurso ahora y ha convertido en firme la sentencia del Tribunal Superior de Justicia, que dio la razón a la demandante.
La ex trabajadora, Consol Barberá Guillem, ha criticado la "hipocresía del alcalde" y del gobierno local que "quieren abanderar las políticas de género y luego una trabajadora tiene que llegar hasta el Supremo para defender sus derechos". Además, ha hecho público su caso para que "las trabajadores municipales sepan que tienen ese derecho".
El asunto arranca de 2004, cuando Barberá se incorporó a su trabajo tras una baja maternal que compartió con su marido y fue trasladada de su puesto -en el área de Servicios Sociales en el centro de mayores Benáger- a otras funciones. Meses después solicitó una reducción de su jornada laboral de una hora -se incorporaba a las 9 horas en lugar de a las 8- por tener tres hijos menores de seis años a su cargo. Según el artículo 17 del convenio colectivo municipal, "cuando la reducción no supere la hora diaria, no generará deducción de retrubuciones".
No obstante, el alcalde Jorge Alarte, firmó una notificación en la que le concedía la petición "con la correspondiente reducción proporcional de sus retribuciones". Para ello, argumentaba que el artículo del convenio debía "completarse" con un decreto autonómico "del que es copia literal, salvo en ese punto quizás por error" ya que lo contrario entendía que "contraviene la norma vigente". La reducción se hizo efectiva a finales de septiembre de 2005, aunque también la aminoración de su sueldo. La afectada puso una reclamación que fue denegada. Por ello, acudió a los tribunales y obtuvo una sentencia negativa del Juzgado de lo Social por lo que recurrió al TSJ.
"Combate la discriminación"
El alto tribunal valenciano estableció en junio de 2007 que prevalecía el convenio del ayuntamiento frente a la norma autonómica, a la que sólo cabía "acudir con carácter supletorio" si la norma municipal no hubiera regulado esa reducción de jornada.
El TSJ recordó que un convenio puede "mejorar" una norma superior y que, en este caso, "no vulnera el principio de igualdad sino que combate la discriminación indirecta por razón de sexo". Con todo, el ayuntamiento recurrió al Supremo donde su recurso no ha sido admitido.